La obsesión por la moda: origen y consecuencias

En la sociedad actual, la obsesión por la moda se ha convertido en un tema recurrente y preocupante. Cada vez más personas se sienten presionadas por encajar en los estándares de belleza impuestos por la industria de la moda y la publicidad. Esta obsesión por la apariencia física puede tener graves consecuencias para la salud mental y emocional de las personas, especialmente en los jóvenes y adolescentes.

Contenido

¿Qué causa la obsesión por la moda?

Según Emilio García Sánchez, profesor de Bioética en la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, la obsesión por la moda y la belleza está directamente relacionada con el bombardeo mediático constante de imágenes de belleza espectaculares. La sociedad actual nos incita constantemente a querer parecernos a esos modelos irreales y a encajar en un molde estético determinado.

Este bombardeo mediático se ha intensificado aún más con la popularidad de las redes sociales, especialmente Instagram y Facebook. Estas plataformas se han convertido en las nuevas pasarelas de moda, donde las personas constantemente reciben aprobación o desaprobación por su apariencia física a través de los me gusta en sus fotos.

Esta constante búsqueda de aprobación y reconocimiento por parte de los demás ha llevado a muchas personas, especialmente jóvenes y adolescentes, a desarrollar una baja autoestima e insatisfacción corporal. Se comparan constantemente con modelos irreales y se sienten presionados por encajar en los estándares de belleza impuestos por la sociedad.

¿Quiénes están en riesgo?

Los adolescentes y jóvenes son los más vulnerables a la obsesión por la moda y la belleza, ya que se encuentran en una etapa de su vida en la que buscan desesperadamente el reconocimiento de los demás. Muchos adolescentes necesitan sentirse valorados y reconocidos, y si no lo encuentran en su entorno familiar, lo buscan en las redes sociales.

Si bien las mujeres han sido históricamente las más afectadas por esta obsesión, en los últimos años también se ha visto un aumento en el número de hombres obsesionados con su apariencia física. La presión social para encajar en los estándares de belleza afecta a personas de todos los géneros y edades.

Las consecuencias de la obsesión por la moda

La obsesión por la moda y la belleza puede tener graves consecuencias para la salud mental y emocional de las personas. La preocupación excesiva por la propia imagen corporal puede llevar a un número creciente de personas a someterse a tratamientos estéticos frecuentes, hacer dietas desaconsejables y realizar ejercicios físicos poco controlados.

La obsesión estética puede generar una distorsión sobre la propia imagen, lo que puede llevar a un trastorno dismórfico. Además, esta obsesión también puede desencadenar trastornos de la conducta alimentaria, como la anorexia y la bulimia, en personas jóvenes. También se han diagnosticado casos de trastornos obsesivos compulsivos, vigorexia en hombres y depresión.

Recuperar el sentido de la belleza y el deporte

Para recuperar un sentido saludable de la belleza y el deporte, es importante seguir algunas recomendaciones de sentido común. Los autores del libro belleza fantasma y deporte a lo loco sugieren algunas propuestas:

  • Vestir prendas que se adapten a tu cuerpo y te hagan sentir cómodo/a y a gusto.
  • No obsesionarse con la imagen corporal y reconocer que la belleza va más allá de la apariencia física.
  • Valorar otros aspectos de la vida, como la familia, el trabajo y las relaciones con los demás.
  • No caer en dietas extremas ni en ejercicios físicos poco controlados.
  • Buscar el equilibrio entre el cuidado personal y el disfrute de la vida.

La obsesión por la moda y la belleza es un problema cada vez más presente en nuestra sociedad. Es importante reconocer los riesgos y consecuencias de esta obsesión y buscar formas saludables de relacionarnos con la moda y la apariencia física. El valor de una persona va más allá de su imagen corporal, y es fundamental cuidar otros aspectos de la vida para tener una autoestima saludable.

Subir