Moda siglo xix: evolución y tendencias

El siglo XIX fue una época de grandes cambios y transformaciones en la moda. Durante esta época, las mujeres experimentaron una evolución en su vestimenta, influenciada por diferentes corrientes y tendencias de la época. En este artículo, exploraremos cómo era la vestimenta de las mujeres en el siglo XIX y cómo se fue transformando a lo largo de los años.

Contenido

La moda española y la influencia francesa

Hasta 1810, la moda en España era seguida de cerca en Buenos Aires. Las mujeres lucían faldas largas y anchas, enaguas trabajadas, camisas de lino con encaje, chalecos ajustados, mangas angostas y largas, mantillas de seda o el rebozo. Sin embargo, la moda española llegada a Buenos Aires era pacata y pobre en comparación con la moda francesa. A partir de 1830, la moda comenzó a afrancesarse y las influencias de Francia se hicieron cada vez más evidentes.

En 1808, llegó el estilo imperio a Argentina. Los vestidos eran túnica de muselina fina, abiertos, con el talle marcado debajo del busto y escotes pronunciados. La importancia del traje en los hombres residía principalmente en el chaleco. Hasta 1800, los hombres usaban ropa borbónica y luego se ajustaron a la moda inglesa. Este traje, con pantalones ajustados, botas altas, levitas con hombreras y corbatas, se mantuvo con algunas modificaciones a lo largo de los años.

El romanticismo y los cambios en la moda

A partir de 1830, surgió el Romanticismo, una corriente que exaltaba el culto al yo y al ser individual. Esto tuvo un impacto significativo en la moda de la época. Las mujeres comenzaron a usar vestidos recargados y mangas pata de carnero, que eran ideales para actividades sociales pero poco prácticos para el trabajo. El peinetón, símbolo de prestigio entre las damas, se volvió cada vez más grande con la llegada del carey al país. En 1840, desaparecieron los peinetones y se comenzó a usar el cabello partido al medio.

Hacia 1850, las mujeres vestían ocho enaguas y los vestidos se asemejaban a flores dadas vuelta. En ese mismo año, apareció Worth, el primer creador de alta costura en Londres, quien inventó la crinolina, una sola enagua rígida que reemplazó a las ocho utilizadas anteriormente. También se comenzaron a usar chales de seda y la capota, que se mantuvo hasta 1870. El color más utilizado fue el colorado en todas sus gamas, el blanco a partir de 1845 y el negro se asoció al duelo.

moda siglo xix - Cómo se vestían las mujeres en el 1900

La moda en la Argentina de 1870

En 1870, Buenos Aires se convirtió en una ciudad cosmopolita y elegante. Desapareció el miriñaque y surgió el polizón, una línea de llevar toda la importancia del vestido hacia atrás que continuó hasta 191El uso de pendientes largos fue característico de la Argentina y confería a las mujeres un aire angelical al mover la cabeza. El corset, que surgió entre 1830 y 1840, se utilizó con frecuencia y marcaba la diferencia entre las clases sociales. Se usó hasta 1910, cuando comenzó a difundirse el deporte. A partir de 1890, desapareció el polizón y se llevaron drapeados en las faldas. La blusa de lencería con cuellos con ballena y mangas abuchonadas se impuso con fuerza.

La inmigración y los cambios en la moda

La inmigración en Argentina durante el siglo XIX trajo consigo cambios en las costumbres y en la moda. Aunque los inmigrantes no aportaron mucho a la vestimenta, procuraban vestir de manera ostentosa para ascender socialmente. La ropa cobró gran importancia debido a la inseguridad que esta mezcla de razas imponía. Las mujeres dejaron de coser sus trajes y comenzaron a acudir a modistos y sastres.

Grandes casas de moda y la evolución textil

La industria textil avanzó significativamente durante el siglo XIX. En 1872, comenzaron a confeccionarse tejidos con hilados importados y apareció la primera fábrica de paños dedicada a la lana en Buenos Aires. En 1879, emergieron nuevas fábricas de paños, camisas, sombreros y tejidos. La introducción de la máquina y el salario trajo consigo una mejor calidad de vida.

El siglo XX fue una época de grandes cambios y transformaciones en la moda. Cada década trajo consigo nuevas tendencias y estilos que reflejaban los cambios sociales y culturales de la época. En este artículo, exploraremos cómo se vestían las mujeres a lo largo del siglo XX y cómo la moda fue evolucionando década tras década.

1900s: El corsé y la liberación de la mujer

En los primeros años del siglo XX, las mujeres comenzaron a luchar por la liberación de su cuerpo del opresivo corsé. Durante el siglo XIX, el corsé era utilizado para lograr una silueta reloj de arena, pero cada vez más mujeres se dieron cuenta de los problemas de salud que esto ocasionaba. A comienzos del siglo XX, se fueron introduciendo prendas más funcionales en los armarios femeninos, como faldas largas y blazers.

1910s: La falda trabada y la rebeldía juvenil

En la década de 1910, el diseñador Paul Poiret introdujo la denominada falda trabada, que era tan estrecha que solo se podía andar dando pequeños pasos. Esta tendencia fue efímera, pero reflejaba la rebeldía y el deseo de liberación de las mujeres jóvenes de la época.

1920s: El estilo Flapper y el cambio de ideales de belleza

En los años 20, el culto a la juventud y las ansias de rebeldía dieron lugar al estilo Flapper. Caracterizado por vestidos que marcaban discretamente el pecho y la cintura, aderezados con cuentas de cristal, joyas o plumas, este look desafió los ideales de belleza de la época. También se introdujo el little black dress de Coco Chanel, que popularizó el color negro y lo hizo chic.

1930s: El corte al bies y la Gran Depresión

La década de 1930 estuvo marcada por la Gran Depresión y sus consecuencias en el entorno de la moda. Los vestidos en seda cortados al bies, técnica popularizada por Madeleine Vionnet, se convirtieron en una opción más económica y accesible. El cine también tuvo un gran impacto en la moda de la época, con actrices como Bette Davis, Jean Harlow y Joan Crawford deslumbrando en la pantalla con sus glamorosos trajes.

1940s: El bikini y la liberación del cuerpo femenino

Una de las consecuencias menos predecibles de la Segunda Guerra Mundial fue la popularidad del bikini. Debido al racionamiento de tejidos impulsado por el gobierno estadounidense, se ideó un traje de baño de dos piezas que mostraba más piel que nunca. Aunque inicialmente fue visto con desconfianza, el bikini se convirtió en un símbolo de liberación y empoderamiento para las mujeres.

1950s: El new look y el regreso al glamour

En 1947, Christian Dior presentó su new look, que definió la década de los 50. Después de la austeridad de la guerra, las mujeres anhelaban el lujo y la belleza en su vestimenta. Los vestidos con faldas amplias y vuelo devolvieron el glamour al armario femenino. Dior llegó a cubrir el 75% de toda la exportación de moda francesa en 194

1960s: La minifalda y la revolución juvenil

En los años 60, la minifalda se convirtió en un símbolo de la revolución juvenil y la liberación femenina. Aunque hay controversia sobre quién la inventó, lo cierto es que representó a la perfección el espíritu reivindicativo y las ansias de libertad de una generación. La moda también estuvo influenciada por el estilo disco en Nueva York y la estética punk en Londres.

1970s: Plataformas y tejidos sintéticos

En los años 70, los vaqueros ensancharon las perneras, los tacones ganaron en grosor y los tejidos sintéticos inundaron las tiendas. El estilo disco marcaba las tendencias en Nueva York, mientras que la estética punk liderada por Vivienne Westwood y Malcolm McLaren era la protagonista en Londres.

1980s: Leggings y empoderamiento femenino

Los años 80 estuvieron marcados por el empoderamiento femenino y la incorporación de las mujeres en puestos de responsabilidad. En la esfera laboral, el traje de falda y chaqueta con hombros anchos se convirtió en símbolo de estatus. También se popularizaron los leggings, aunque se combinaban con calentadores y otros accesorios de la época.

1990s: Minimalismo y básicos de calidad

En contraste con la opulencia de décadas anteriores, los años 90 se caracterizaron por el minimalismo y los básicos de calidad. Los diseñadores americanos como Marc Jacobs, Donna Karan, Ralph Lauren y Calvin Klein se consolidaron con fuerza. La belleza de las top models fue desplazada por modelos de aspecto andrógino y aniñado.

2000s: Conjuntos deportivos y nostalgia

Los años 2000 estuvieron marcados por los conjuntos deportivos de Juicy Couture, que se volvieron muy populares entre celebridades como Jennifer López, Paris Hilton y Britney Spears. También se popularizó el uso de It bags y las tendencias de moda influenciadas por películas como chicas malas. La moda de esta década ha sido objeto de nostalgia y ha sido objeto de exposiciones en museos.

2010s: Athleisure y el pantalón pitillo

En los últimos años, la tendencia athleisure ha ganado popularidad. Vestir con ropa deportiva no solo para ir al gimnasio, sino para ser cool se ha convertido en una tendencia constante. El pantalón pitillo también ha sido una prenda omnipresente en esta década, resistiendo temporada tras temporada.

La moda ha experimentado una evolución constante a lo largo del siglo XX. Cada década ha traído consigo nuevos estilos y tendencias que reflejan los cambios sociales y culturales de la época. La moda es una forma de expresión personal y un reflejo de la sociedad en la que vivimos.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Más información