Tutorial de poses de modelo masculino: domina el arte de posar en la pasarela

Si alguna vez has soñado con convertirte en modelo, es importante que aprendas a posar como un profesional. Para los hombres, dominar las poses de modelo es crucial para conseguir trabajos y construir una impresionante cartera. En este artículo, te guiaré a través de diez tipos de poses de modelo masculino que necesitas dominar para triunfar en el entorno de la moda.

Contenido

El paseo

Una de las poses clásicas para principiantes es el paseo. Al caminar en la pasarela, debes transmitir una sensación de elegancia y confianza. Puedes mirar fijamente a la cámara o desviar la mirada como si te hubieran pillado desprevenido. Una expresión facial común es entrecerrar los ojos y mirar más allá de la cámara.

Además de la expresión facial, la forma en que caminas también es importante. Puedes optar por un paseo suave o un contoneo enérgico. Una postura común es tener una pierna adelantada a mitad de la zancada y los dedos de los pies levantados del suelo. Mientras caminas, extiende el cuello y empuja la barbilla hacia delante y hacia abajo, esto te dará un aspecto favorecedor y seguro.

Experimenta con la colocación de tus brazos. Puedes pasar una mano por el pelo o meter las manos en los bolsillos de la chaqueta. La clave es encontrar una posición que se sienta natural y te haga lucir bien.

La pose al aire libre

Si tienes la oportunidad de hacer una sesión de fotos al aire libre, es importante que tus poses complementen el entorno natural. Para aprovechar al máximo la luz natural, debes tener en cuenta el momento del día en el que se realiza la sesión. La hora dorada, que es justo antes del amanecer y después del atardecer, suele tener una luz suave y favorecedora. Los días nublados también son ideales, ya que las nubes actúan como filtros de luz.

Al posar al aire libre, asegúrate de que la luz resalte tus mejores rasgos faciales. Mantén visible la línea de contorno de tu rostro para compensar las sombras. También puedes extender un brazo para captar la luz y definir los músculos. Otra opción es tumbarse en el suelo boca arriba y asegurarse de que la barbilla está extendida para captar toda la luz.

La pose de acción

Si quieres transmitir energía y dinamismo en tus fotos, las poses de acción son perfectas para ti. Puedes desafiar a la gravedad adoptando posturas de salto o elevando un brazo o una pierna. Incluso añadir una pierna detrás mientras te apoyas en una pared puede añadir interés visual.

Para crear una postura poderosa, puedes extender completamente las extremidades o doblarlas casi en un ángulo de noventa grados. Experimenta con diferentes formas de distribuir tu peso y extender tus extremidades. Tus brazos pueden formar parte del movimiento o sujetarse con la muñeca de una mano.

La pose relajada

En algunos momentos, querrás transmitir una sensación de relajación y calma en tus fotos. Para lograr esto, mantén el cuello extendido y deja espacio para que tus extremidades se estiren. Deja caer las manos para parecer relajado, pero asegúrate de mantener una postura que estire la espalda y los hombros.

Intenta establecer contacto físico con el entorno que te rodea, ya sea una silla, una pared o el campo. Puedes apoyar una pierna en una silla, apoyarte en una pared o tocar el césped con las manos. Experimenta con diferentes formas de interactuar de manera natural con tu entorno y crea tu pose a partir de ahí.

La postura de la mirada

Los ojos son la ventana del alma, y en las poses de retrato en primer plano, son especialmente poderosos. Para lograr una pose impactante, debes aprender a utilizar tu mirada de manera efectiva. Una técnica popular es el smize, que consiste en sonreír con los ojos. Suaviza la mirada y mira a la cámara como si la estuvieras seduciendo. Quieres crear una conexión con el espectador a través del objetivo.

También tener en cuenta la dirección de la luz. Asegúrate de saber dónde está la luz y deja que tus ojos la capten, ya sea mirando hacia otro lado o directamente a la cámara. Evita girar demasiado los ojos en una dirección específica, a menos que estés buscando un efecto más extravagante. Mantén una mirada suave y utiliza la dirección de tu mirada para crear una composición interesante.

La pose de la cara oculta

A veces, es necesario ocultar tu rostro para resaltar el cuerpo o crear un aire de misterio. Puedes dar la espalda a la cámara y mirar ligeramente hacia atrás. También puedes utilizar accesorios para taparte los ojos y añadir un toque de intriga a tu pose. Experimenta cubriéndote la cara con las manos, ya sea completamente o dejando ver un poco de tu rostro.

La pose de estilo libre

Si quieres añadir originalidad y diversión a tus fotos, prueba poses de estilo libre. En este tipo de poses, puedes jugar y permitir que ocurran accidentes felices. La clave es crear una pose que sea perfectamente imperfecta.

Elige un punto focal poco convencional y enfatiza una expresión exagerada o una parte específica de tu cuerpo acercándola a la cámara. Las composiciones asimétricas también son interesantes, así que considera la posibilidad de mirar fuera de cámara, acercar un hombro o dar un paso con una pierna. Mantén una silueta clara y separa las extremidades del cuerpo para crear una pose intrigante.

La pose dramática

Si quieres destacar y crear impacto en tus fotos, las poses dramáticas son ideales. En este tipo de poses, debes ir más allá de los límites y transmitir una sensación de seriedad y dramatismo.

Crea un contraste entre la pose y el atuendo para generar intriga. Puedes adoptar una mirada amenazadora y directa, y experimentar con ángulos pronunciados del cuerpo al girar el torso o doblar las extremidades. También puedes mostrar vulnerabilidad dejando que tus extremidades caigan de forma relajada o curvándolas a tu alrededor.

La pose sexy

Si quieres transmitir sensualidad en tus fotos, las poses sexys son perfectas para resaltar tus músculos y mandíbula. Sin embargo, ser sexy va más allá de quitarse la camiseta.

Cuadra los hombros y estira el cuello para irradiar presencia. Añade emoción interactuando con tu cuerpo, como jugar con tu camiseta o tocándote un hombro. Recuerda que cualquier pose puede volverse sexy con una mirada intensa, sin importar la cantidad de piel que muestres.

La pose de pareja

Si tienes la oportunidad de trabajar con otra modelo en una sesión de fotos, es importante que aprendas poses de pareja. Para lograr poses naturales, es crucial que te sientas cómodo con tu pareja de fotos.

Puedes probar a pasar un brazo por la cintura o cogerte de la mano. También puedes mirar en diferentes direcciones para crear una pose más informal o mirar a tu pareja a los ojos para aumentar la intimidad. Experimenta con diferentes formas de abrazar y mantener las manos en movimiento para encontrar una pose cómoda.

Dominar las poses de modelo masculino es esencial para triunfar en la industria de la moda. Desde el paseo elegante hasta la pose dramática, cada pose tiene su propio propósito y estilo. Recuerda practicar y experimentar para encontrar las poses que mejor funcionen para ti. ¡Buena suerte en tu carrera como modelo de moda masculina!

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Más información